Si no emocionas no vendes | Compartimos.org

Siempre que hablamos de ventas pensamos en productos físicos o que podemos descargarnos previo pago y muchas veces nos olvidamos de que existen cosas más allá de lo tangible y de lo que te puedes bajar en tu portátil o smartphone.

© Gorilla – Fotolia.com

Vamos a suponer que tú y yo nos conocemos tal día como hoy, por ejemplo en una cafetería o en una terraza de tapeo, empezamos a hablar y tenemos buen rollo, nos contamos anécdotas, estamos de risas y acabamos siendo amigos. Es muy probable que luego sigas mi blog si no lo habías hecho antes (por supuesto que te iba a hablar de él, siempre lo hago ;)) o que me compres un ebook si lo tuviese a la venta.

La importancia de la amistad

Eso mismo es lo que me ha ocurrido este fin de semana, con un amigo que he hecho hace poco tiempo. Al principio nos conocimos (saliendo de marcha :)) y conectamos, bueno eso me suele pasar con la gente en general, poco a poco nos hemos ido conociendo más y ahora somos buenos amigos.

Antes de irse para su casa, este domingo, me pidió la dirección de mi blog para leerme y seguirme, siempre le había hablado de mi bitácora pero como que no le ponía mucho asunto al tema. Aquí ya hice una venta, siendo yo mismo gané un nuevo lector, eso me moló mucho :D.

La sinceridad

Para vender tienes que ser legal, no ofrezcas productos basura inservibles que realmente solo te benefician a ti con la venta.

Si quieres que te compren algo entonces crea, fabrica, inventa cosas útiles. Es que vamos, si sabes que lo que tienes no vale para nada o es de muy mala o pésima calidad y lo sigues manteniendo a la venta es para darte una buena colleja.

Siendo sincero vas a ganar más que vendiendo porquerías. A las personas les gusta, les emociona la gente sincera. Vende verdad, vende sinceridad.

Demostrar que realmente te importan las personas

El echo de vender a fin de cuentas son números, cantidades arriba, cantidades abajo, beneficios netos y demás. Lo que no debes hacer nunca es tratar a tus lectores o clientes como si fueran números, todo lo contrario, son personas como tú y como yo, sienten y padecen y cualquier acción o venta tuya tendrá sobre ellos una causa/efecto.

En vez de pensar en lo que vas a ganar, piensa en las personas a las que les vas a vendes tus productos, en su satisfacción con los mismos, grado de aceptación, interacción, usabilidad y algo muy importante y que muchísimas empresas descuidan, la atención al cliente, si no cuidas el feedback, con el tiempo es posible que no consigas cerrar una venta ni con tu mejor cliente.

Conquistar el corazón

Siguiendo estos pasos que te he indicado más arriba puedes conseguir lo que más valor tiene y por lo que merece la pena dedicar tu tiempo y esfuerzo, conquistar el corazoncito de la persona.

Cuando consigas hacer eso no solo es ganar un cliente o lector, no, va mucho más allá, esa persona se sentirá muy a gusto en tu compañía o dentro de tu blog o página web y te devolverá lo que le entregas, lo que le haces sentir en muchas formas, la mejor sin duda es la que yo más valoro, la amistad ;).

Bienvenid@ al Marketing emocional.