Negocios online: ¿Cercanía o coraza? | Compartimos.org

Hola a tod@s, soy Laura Blanco y a partir de ahora me veréis por aquí a menudo. He querido dedicar mi primera entrada en este blog a compartir con vosotros una duda o debate que de vez en cuando ronda por mi cabeza.

Derechos de foto de Fotolia

En los negocios online, ¿que creéis que es lo más adecuado? Mantener las distancias y ocultarnos tras la gran coraza que nos ofrece Internet o personalizar lo que hacemos, plasmar nuestra esencia en ello. No busco una respuesta rápida, sino, dedicar un tiempo a reflexionar sobre ello icon_wink-3397450-3612979

Cercanía:

Seguro que muchos de vosotros, me atrevería a decir que una grandísima parte, habéis elegido esta opción. Acercarse al lector en el caso de los blogs, a los clientes en el de las tiendas; al fin y al cabo, a los usuarios.  Transmitir que, detrás de todos los cables que nos unen o separan, depende como se mire, hay personas y que éstas tienen su forma particular de ver las cosas.

Una opción perfectamente válida, pero debemos tener en cuenta que no sólo nos estamos refiriendo a bitácoras personales o pequeños negocios online, también debemos pensar en grandes empresas.

La coraza:

Vender, transmitir o informar, pero sin mojarnos, sin dejar que entren en juego lo que de verdad pensamos o nuestros sentimientos. Es el caso de las grandes tiendas online, automatizar  o robotizar los procesos al máximo. Detrás de sus chats o email vemos un nombre, pero es muy probable que sea ficticio.

Las empresas que optan por la coraza se esconden detrás de su nombre, de su marca, da igual que las personas que hay tras ella cambien 1 ó 10 veces, sus clientes no se darán cuenta. Si lo pensamos detenidamente, también puede ser una gran ventaja.

En general, son las grandes empresas las que suelen implantar este tipo de estrategias, amazon, ebay, compañías telefónicas… y si algo es indudable es que ganan grandes cantidades de dinero, ¿no?

Historia real, las dos caras de la moneda:

A mi, personalmente, este debate me viene de una experiencia propia, una reunión con un cliente (un supermercado ecológico online) y su inversor.

El cliente (CEO de la empresa) era de los que apostaba por la cercanía, se trataba de un negocio grande, pero la atención al cliente la llevaba principalmente una persona. De hecho, los clientes del supermercado apreciaban a esa persona que se relacionaba con ellos, que les aconsejaba comprar naranjas en lugar de manzanas, les animaba a probar un producto nuevo y a la semana siguiente les preguntaba si le había gustado. En resumen, la comodidad de una tienda online, con el trato amistoso y personalizado de una tienda de barrio.

La otra cara de la moneda, el inversor:

Si, esa persona que pone “la pasta” e intenta multiplicarla, esa misma persona que quiere que el negocio crezca nacional e internacionalmente de forma rápida, que quiere convertir la empresa en la mejor y mayor de su sector.

Su punto de vista era muy distinto, pero igual de válido. Para él, ese trato tan personalizado, el asociar la empresa a una persona, a una empleada, suponía cuanto menos un peligro. ¿Qué pasaría si a esa persona le pasaba algo o simplemente se iba? Por no hablar de que aquello frenaba completamente su crecimiento, daban la imagen de ser una pequeña empresa en lugar de la gran multinacional que querían llegar a ser. El inversor no tenía nada claro que la cercanía fuera una estrategia válida para esa empresa.

Lógicamente el optar por una estrategia u otra dependerá siempre del tipo de negocio, habrá casos en lo que esté muy claro y otros, como el que acabo de explicar, que no sea tan evidente.

Ahora os toca a vosotros, me gustaría conocer vuestra opinión. ¿Qué estrategia sigues actualmente? En el caso del supermercado, ¿apostarías por la cercanía o por la coraza?